Fidecine no desaparece gracias presión de cineastas, entre ellos Guillermo del Toro
22 de mayo de 2020
Recomienda IMSS alimentarse saludablemente ante emergencia sanitaria
22 de mayo de 2020
Mostrar todo

La razón por la que puedes contagiarte si fumas y llevas mascarilla

es obligatorio el uso de mascarillas para protegernos del coronavirus, según la orden del Ministerio de Sanidad publicada en el BOE. Esta normativa está indicada para aquellas personas mayores de seis años que se encuentren en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, cuando no es posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros. Esto nos ayudará a protegernos más y mejor de SARS-CoV-2 y evitar la Covid-19. Pero, ojo con el tabaco. Aunque se lleve mascarilla, las personas fumadoras tienen un riesgo mayor de enfermar, incluso las que están alrededor a unos dos metros.

Así lo han hecho público especialistas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que reúne a más de 4.500 profesionales de la salud respiratoria, recomienda no fumar en las terrazas y espacios públicos, durante el período de desescalada, porque considera que son espacios en los que el riesgo de contagio aumenta tanto para los fumadores como para las personas del entorno.

Gotitas con carga viral 

La explicación a este aumento de la probabilidad de contagiarnos del coronavirus se debe a las gotitas de Flügge, pequeñas gotitas de saliva que se expulsan al respirar y que son las portadoras de los virus en los pacientes con Covid-19. Al fumar y expulsar el humo del tabaco o de otros dispositivos, aumenta el número de gotitas de Flügge que se expulsan, en consecuencia, aumentan las posibilidades de contagio. Estas partículas pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión y alcanzan hasta los dos metros de distancia, lo cual les permite ingresar en las vías respiratorias de las personas del entorno y contaminar superficies donde pueden permanecer durante horas en función del tipo de material.

“Al fumar y exhalar el humo, ya sea tabaco convencional o dispositivos electrónicos, se expulsan diminutas gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosa, pero además al fumar es inevitable llevarse la mano a la boca o a la nariz o a la cara, lo cual facilita la entrada del virus en el aparato respiratorio”, explica el Dr. Carlos A. Jiménez-Ruiz, neumólogo y Presidente de SEPAR, “y aun añadimos un nuevo factor de riesgo, ya que con el uso obligatorio de mascarillas que rige en el momento actual, el sujeto cuando realiza el acto de fumar debe quitársela y ponérsela lo cual aumenta el riesgo de manipulación de la mascarilla y, en consecuencia, el riesgo de contagiarla,” añade el doctor.

De ahí que la SEPAR recomiende que, durante la desescalada, se mantengan todos los ambientes, abiertos y cerrados, 100% libres de humo de tabaco. “La evidencia científica ya nos ha demostrado que el coronavirus se transfiere entre personas a través de las gotitas de Flügge y por vías de contacto con superficies por lo que nuestra recomendación ahora más que nunca es no fumar”, añade el Dr. Signes-Costa, coordinador del Área de tabaquismo de SEPAR.

Fumar disminuye las defensas 

Además del contagio por este tipo de partículas diminutas, fumar también expone a la Covid-19 debido a que las sustancias tóxicas del tabaco disminuyen las defensas de los pulmones. Esto facilita que los virus y las bacterias puedan infectar los pulmones de un sujeto fumador con mayor frecuencia que los de uno que no consume tabaco. Además, las células pulmonares de los fumadores, tanto los de cigarrillos manufacturados como electrónicos, son especialmente susceptibles a ser infectadas por el SARS-Cov-2.

Estas razones explican que la Covid-19 sea una enfermedad mucho más grave en los fumadores que en los no fumadores, conclusiones que se extraen de documento de posición ‘Fumar en tiempos del COVID-19’ la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica junto a la Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT), la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (La Unión) y otras Sociedades científicas latinoamericanas.

Por último, la SEPAR recuerda que, además de abandonar el hábito tabáquicopara protegernos del coronavirus, es necesario cumplir con las principales medidas higiénicas para combatir el SARS-CoV-2: lavado frecuente de manos, mantenimiento de distancia de seguridad a más de 2 metros y utilización de mascarillas.

Deja una respuesta